LOS CACHICAMOS

PLAN DE DESARROLLO NACIONAL

Tácticas y contra tácticas de la crisis venezolana

Por : Luis Enrique Gil Graterol

25/10/2016

SIGUENOS

@LOSCACHICAMOS

El pasado domingo 23 de octubre la Asamblea Nacional convocó a una sesión extraordinaria, cuyo punto único en agenda era el siguiente:

 

   “1. Debate sobre la restitución de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el orden constitucional y la Democracia”

 

Producto de un largo e intenso debate, que inclusive hubo por momentos de ser suspendido debido a la irrupción de grupos afectos al gobierno al hemiciclo de sesiones de los parlamentarios, se votó un acuerdo que comprende una serie de medidas mediante las cuales la Asamblea Nacional da respuesta a la actual crisis política institucional, generada a partir de la suspensión del proceso de activación del referéndum revocatorio, acordada por el Consejo Nacional Electoral, debido a las medidas cautelares dictadas por siete tribunales penales en distintas regiones del país, en la dejan sin efecto la recolección de manifestaciones de voluntad del 1% del registro electoral, con las que se validaba a la Mesa de Unidad Democrática (MUD) como organización  promotora del RR.

 

El Acuerdo de la AN recoge las siguientes decisiones , lo transcribimos en su totalidad para fijar las bases de nuestro análisis:

 

 PRIMERO: Declarar la ruptura del orden constitucional y la existencia de un golpe de estado  cometido por el régimen de Nicolás Maduro en contra la Constitución de la República  Bolivariana de Venezuela y el pueblo de Venezuela.

 

 SEGUNDO: Solicitar a la comunidad internacional la activación de todos los mecanismos que  sean necesarios para garantizar los derechos del pueblo de Venezuela, en especial su derecho a  la democracia.

 

 TERCERO: Formalizar la denuncia ante la Corte Penal Internacional y demás organizaciones que  sean competentes, en contra de los jueces y rectoras del Consejo Nacional Electoral  responsables de la suspensión del proceso de Referendo Revocatorio y demás funcionarios  responsables de la persecución política al pueblo de Venezuela.

 

 CUARTO: Proceder de manera inmediata y de acuerdo con los mecanismos constitucionales, a la  designación de los 3 rectores principales y sus suplentes, que fueron nombrados  provisionalmente en diciembre de 2014; así como la designación de los dos rectores principales  y suplentes cuyo período de ejercicio culmina en diciembre del presente año, para con ello  garantizar el respeto del derecho de los venezolanos a elegir, así como la independencia de  poderes y el respeto al estado derecho.

 

 QUINTO: Proceder de manera inmediata y de acuerdo con los mecanismos constitucionales, a la  designación de los Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, para garantizar el respeto del  derecho de los venezolanos a elegir, así como la independencia de poderes y el respeto al estado  derecho.

 

 SEXTO: Iniciar el proceso para determinar la situación constitucional de la Presidencia de la  República y convocar a una sesión especial de la Asamblea Nacional para el próximo martes 25  de octubre, para evaluar y decidir sobre la materia.

 

 SÉPTIMO: Conformar una comisión especial de alto nivel parlamentario encargada de  desarrollar y definir las decisiones emanadas de este acuerdo para restituir el orden  constitucional.

 

 OCTAVO: Exigir a la Fuerza Armada Nacional no obedecer ni ejecutar ningún acto o decisión que  sean contrario a los principios constitucionales o menoscaben derechos fundamentales del  pueblo de Venezuela, emanados del Poder Ejecutivo, Judicial, Ciudadano y Electoral.

 

 NOVENO: Convocar al pueblo de Venezuela, en virtud de los preceptos constitucionales, en  especial lo establecido en el art 333 de nuestra Constitución, a la defensa activa, constante y valiente de nuestra Carta Magna, de la democracia y el Estado de Derecho, hasta lograr la restitució del Orden Constitucional.

 

Táctica de la Asamblea Nacional

 y algunas consideraciones.

 

Como se desprende del examen del acuerdo, la AN ataca en todos los frentes y al mismo tiempo la situación;

a) Declara la ruptura del orden constitucional del presidente Maduro;

 

b) Solicita la intervención de la comunidad internacional y los órganos penales hemisféricos para la restitución del orden constitucional;

 

c) Decide proceder de manera inmediata a la dinámica para designar a los Rectores del CNE que se les vence el período éste año y a los Magistrados del TSJ que fueron designados de manera “express” el año pasado después de haberse conocido los resultados electorales y la nueva conformación de la AN, según lo han calificado voceros de la oposición;

 

d) Exige a la Fuerza Armada el NO acatamiento de las medidas dictadas por el resto de las ramas del Poder Público, por considerarlas contrarias a los principios constitucionales, y finalmente;

 

e) Convoca a la “defensa activa constante y valiente” de la carta magna.

 

Esto significa que la pugnacidad llega a un momento o fase final del conflicto. La AN, al menos en el papel le declara la “guerra” al resto de los Poderes, compele a la Fuerza Armada al desacato de sus órdenes y medidas y llama al pueblo a la calle sustentándose en el cumplimiento del artículo 333 de la Constitución.

 

Más allá de la posición que se tenga sobre el manejo de la República, y del rechazo que pueda producirnos, tal “parada” puede considerarse temeraria o desesperada, por decir un calificativo benigno. Cabría preguntarse si la mayoría de la AN cuenta con un ejército paralelo; o con la venia de la mayoría de la FANB para acometer un objetivo tan ambicioso.  Llevar la situación hasta estos extremos es peligroso. Hemos ya estudiado la composición del poder real en Venezuela y creemos en nuestra humilde opinión que no es posible salir airoso de tal empresa. Aunque la mayoría de la colectividad quiera un cambio, ese cambio fundamentalmente obedece a soluciones de los problemas, sobre todo de los económicos. No he revisado ninguna encuesta o estudio de opinión que me sugiera que las mayorías populares venezolanas estén dispuestas a librar una batalla tan desproporcionada en la fuerza de los actores y que puede costar muchas vidas.

 

¿Qué dice

el art 333?

 

  Artículo 333. “Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella.

  En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia.”

 

Como se observa ésta es una medida de protección de la propia Constitución, la cual opera al dejar de “observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella”, en la actualidad no existe un acto de fuerza verdaderamente contrastable, ni la constitución ha sido derogada o ha perdido vigencia, lo que ha ocurrido son decisiones de otras ramas del Poder Público (TSJ y CNE) que en ejercicio de sus facultades ejecutadas de manera excesiva han hecho nugatorio el ejercicio de un derecho a una porción notablemente significativa de la sociedad. Aunque parezca descabellado, creemos, no se incurre en el presupuesto de hecho contenido en el artículo 333 de la CRBV.

 

¿Cuáles soluciones

han podido ser viables?

 

Entre las medidas para buscar solución a la crisis institucional, a nuestro juicio, han podido decantarse por actos más puntuales y concretos como; La Enmienda Constitucional para recortar el período constitucional del Presidente de la República, cuya iniciativa solo depende del 30% de los integrantes de la AN, y para su aprobación basta con la mayoría simple de sus diputados y luego de su aprobación el Poder Electoral está obligado a someterla a referéndum a 30 días de haberla recibido por parte de la AN. En éste supuesto, al negarse el referéndum aprobatorio de la enmienda el CNE si estaría entrando directamente en inobservancia de la Constitución, de manera clara y sin tantos vericuetos legales, como ha ocurrido con la dinámica del referéndum revocatorio en la que se ha pasado tortuosamente por la letra menuda de los reglamentos y los trámites administrativos que no dependían de la propia AN. Proceso sencillo y breve establecido en la carta magna, desconocemos el por qué no fue aplicado y por qué no ha sido planteado hasta ahora como solución o salida de la actual problemática.

 

Al día

de HOY.

 

Hoy se realizó una nueva sesión de la AN, con un único punto en agenda;

   “1. Inicio del proceso de evaluación y determinación constitucional de la Presidencia de la República”

 

Y con el voto de la mayoría opositora, la Asamblea Nacional (AN) en sesión especial, aprobó en el Acuerdo de inicio del proceso de evaluación y determinación de la responsabilidad política del Presidente de la República. Asimismo, el mandatario Nicolás Maduro fue convocado para que comparezca ante el Parlamento el próximo 1 de noviembre a las 3 de la tarde.

 

Durante el debate, el presidente de la AN, Henry Ramos Allup, indicó que;

  “… esta Cámara puede determinar las responsabilidades políticas del presidente de la  República. Muchos proyectos políticos son diseñados para durar muchos años, pero se  derrumban, este no será diferente…”

 

Táctica

oficialista.

 

Fuerza Armada Nacional Bolivariana “reitera incondicional lealtad” al Presidente Maduro El ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López rodeado del alto mando militar con la foto del fallecido presidente Hugo Chávez de fondo, dio lectura a la posición oficial de la FANB mediante un documento en el que rechaza el acuerdo de la Asamblea Nacional del domingo pasado que declaró la ruptura del orden constitucional. Hizo un llamado a “no interpretar la constitución a conveniencias”, instó a que “los ciudadanos, los movimientos sociales, los partidos, veamos a nuestra Constitución con la seriedad que debe verse”, exigió también “respeto a la constitución” e hizo un llamado a la “sensatez, la prudencia y el diálogo y a alejarse de las iniciativas que en nada contribuyen a la concordia y al entendimiento para la solución de los problemas” .

 

A continuación, presentamos un cuadro donde contrastamos las resoluciones establecidas en el “Acuerdo para la restitución del orden constitucional en Venezuela”, aprobado por la AN, en la sesión del domingo pasado y la posición del Alto Mando Militar, expuesta por el Ministro de la Defensa hoy en su comunicado ante los medios de comunicación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Conclusiones.

1. La forma de abordar el conflicto por parte de la Asamblea Nacional lleva la pugnacidad institucional a estado terminal. El conflicto transmutará obedeciendo a la distribución del poder y fuerza real.

 

2. Con la posición del Alto Mando militar se cierra la incógnita de con cuanto poder enfrentará el presidente Maduro la actual crisis institucional planteada por la Asamblea Nacional. El oficialismo cuenta con cuatro (04) de los cinco (05) ramas del Poder Público Nacional y con la “incondicional lealtad” de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, al menos es la expresión de su alto mando.

 

3. Persiste el anhelo de cambio en la sociedad, exigiendo soluciones a los problemas y exige acuerdos para lograr la paz y la recuperación económica. La mayoría de los venezolanos responsabiliza al presidente Maduro del camino errático que ha tomado la Nación, pero la oposición no encuentra orgánicamente como influir en el poder establecido para lograr los cambios y tampoco cuenta con la fuerza necesaria para imponerlos.

 

4. La permanencia del descontento y los problemas incidirá inevitablemente en cambios políticos y programáticos. Quizás no con el protagonismo de los actuales líderes de la oposición, pero sin lugar a dudas Venezuela dará un giro en la conducción de su destino muy pronto, probablemente a través de actores provenientes del mismo proceso revolucionario, la fuerza armada y opositores críticos no radicales y objetivos en sus planteamientos. Esta convulsión que se aproxima, tendrá resultados en las formas de abordar la realidad. Es impostergable y la situación lo amerita.

 

 

 

 

 

 

LOS CACHICAMOS

PLAN DE DESARROLLO NACIONAL

SIGUENOS EN: